Salmón al estilo del sudoeste asiático a la parrilla

Texto y fotografías: Maite Batalla, exalumna y profesora de ESHOB

 

Os presentamos un plato estupendo para el verano, los calores y las dietas. Es estupendo porque es ligero pero llena, se digiere bien, se prepara en un momento y es la mar de saludable gracias al contenido del salmón en ácidos grasos poli insaturados Omega3 y en vitaminas liposolubles A y D.

La textura untuosa y grasa del salmón combina estupendamente con el ácido de la lima, el perfume del jengibre y la suavidad del coco. Para los fanáticos del picante, una guindilla roja pequeñita cortada a rodajas finas también combinaría de maravilla;  Y es ahora, con las altas temperaturas, cuando el picante revela toda su utilidad para refrescar e hidratar la piel puesto que nos hace sudar rebajando así nuestra temperatura corporal y la sensación de calor, aunque de entrada no lo parezca.

ESHOB Salmón a la brasa estilo oriental.

{Ingredientes para 4 personas}

  • 4 rodajas de salmón desescamadas.
  • 50 ml de zumo de lima.
  • Ralladura de piel de lima.
  • 30 g de jengibre fresco pelado y rallado.
  • 1 hoja de lima kéfir.
  • 100 ml de leche de coco.
  • 30 g de láminas de coco seco.
  • 30 ml aceite de oliva virgen.
  • Sal marina.
  • 1 guindilla roja pequeña, opcional
  • Arroz basmati cocido en agua salada para acompañar.

 

{Elaboración}

Preparamos una marinada con la leche de coco, el zumo de lima, la hoja de lima kéfir a trocitos, la sal, el jengibre, la ralladura de lima —y la guindilla en caso de que la queráis usar— untamos con ella las rodajas de salmón y dejamos macerar durante un mínimo de dos horas en la nevera.

Pasado ese tiempo, las retiramos, escurrimos bien y las marcamos a la parrilla. Cuando coloquemos el pescado sobre la parrilla ésta tiene que estar muy ¡Muy! caliente y no debemos añadir ningún tipo de grasa. La grasa no sería necesaria en ningún caso pero, además, el salmón ya la contiene en gran cantidad. Una vez el pescado esté marcado por ambos lados, bajamos el fuego y dejamos cocinar más lentamente para que la grasa se pueda fundir.

El pescado debe quedar caliente por dentro y un punto crudo con el fin de que no se reseque.

En cuanto esté listo lo servimos, echamos por encima un hilito de aceite, las láminas de coco —previamente hidratadas en agua tibia— y un poquito de jengibre picado.

Si queréis que sea plato único servidlo con el arroz.

Seguro que os gusta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s